22 de març de 2012

Esas posturas taaaaaan de padre

[Aquest és l'esperat post de les postures taaan de pare, realitzat en col·laboració amb la Clara Blanchar, mare i periodista, on ella ha posat les paraules i jo les imatges... trobareu el post l'original al blog De mamas & de papas que publica la Clara a El País]

Esas posturas taaaaaan de padre

Por: | 20 de marzo de 2012
Esta es la segunda parte del celebrado a la par que denostado post Esas posturas taaaaaaaaaaan de madre. Fue una entrada a cuatro manos, las de la ilustradora Glòria Vives, de quien me declaré fan al conocer su blog Júlia al dia, y las de quien escribe. Por lo visto lo petamos: chorrocientas mil visitas y un centenar de comentarios (que, por cierto, igual se rompían las manos a aplaudir que nos ponían a parir). Lo explicó Cecilia Jan el sábado pasado en Barcelona durante la jornada Crianza en Red, en la que participó con una estupenda conferencia sobre el qué, cómo y cuando del blog que estáis leyendo. Las posturas de madre se ha convertido en uno de los hits del De mamas & de papas. Así que visto el éxito, ahí van Esas posturas taaaaaaaaaan de padre, mientras ya está en marcha la tercera entrega: la de los típicos gestos de criatura.
Set vERSIÓ 2 copia (2)

Este niño resbala
No, pero lo parece. Y tras una vida entera escaqueándose, ¿por miedo?, de coger en brazos los niños ajenos, llega el propio y ni hay escapatoria... ni ganas. Todo lo contrario, el gesto dura un par de días, y a disfrutar.
Deu (2)
El padre pulpo
Absorbida como está la madre en la recuperación del parto y la lactancia, los padres se convierten en pulpos. Ocho manos son pocas para el teléfono, el pañal sucio, el trapito ídem, el trapito, un cojín… y “porfa tráeme un vaso de agua que me muero de sed”.

Cinc VERSIO 2 (2)

¿Más pequeño y complicado no se puede?
Aquí un padre, aquí un body cruzado, de los del comienzo. Aquí un cómo se tiende esto, para pasar a cómo leches se dobla, por no hablar de cómo hostias se abrocha…

Quatre copia (2)


Cantar goles para adentro
Interior noche. Salón. Televisión retransmitiendo un partido, progenitores en el sofá, niño durmiendo angelicalmente en el moisés. El equipo del padre marca y éste, censurado por el sueño de su vástago, se traga literalmente el gol con un aspaviento digno de contorsionista asiático. Y aun así, el niño se despierta. Si lo sé, lo canto pafuera.
1 (2)
El padre sherpa
La escena es propia de domingo. Esa madre que llega a casa de los padres o los suegros estupenda, con el niño en brazos, mientras el padre suda unos metros atrás empujando el carro con una mano, mientras en la otra carga los abrigos, el postre, la cámara de fotos, el bolso de ella, el del bebé y las Nespresso de la suegra. Tendrá suerte si no se olvidan de él y le cierran la puerta en todos los morros en cuanto la haya cruzado el nieto.

Nou vERSIO 2 copia (2)





No surrender. O sí
El bebé llora. Y llora. Y llora. Y no calla. Y cada vez grita más fuerte. Y venga meneítos. Una nana. Otra. El Tractor Amarillo. Nada. Pasillo arriba, pasillo abajo. Por mis cojones que lo calmo. Y el volumen sube. Y sube. Y ni boca arriba ni boca abajo, ni apoyado en el hombro. Y venga a llorar. Se desgañita… Hasta que se oye el bendito “trae que le doy teta”.

Dos (2)



Aúpa
Cabalgata de Reyes. Desfiles de carnaval. Pasacalles. No hay evento callejero mínimamente masivo que libre a los progenitores de poner a prueba las cervicales. Ni de la foto para la posteridad, todo tiene recompensa. Con todo, “te quedas tieso”, asegura uno que pasa por detrás de la pantalla.
Sis (2)

     
El entregao
Ahí le tenéis. No solo ha montado el barco pirata que han traído los Reyes, sino que disfruta jugando con hijos y sobrinos, mientras el resto de adultos (hermanos, hermanas, cuñados y cuñadas) se entregan al aperitivo. Y tan contento.
Vuit (2)



Parques XS, padres XL
Debe de haber alguna ley metafísica por la que ciertos padres acaban siempre metidos en la casita del parque, pese a que no es de su talla. La pregunta es si lo hacen para jugar con los rorros o, hábiles ellos, para ahorrarse esas conversaciones taaaaaaaaan de parque.

Tres (2)

El cansino momento bicicleta
Es terrible. Duele la espalda solo verlo. Solo queda desear a los pobres que todavía no hayan pasado por él que les sea breve.

1 comentari:

  1. jajajajjaaaa!!! recorriendo el pasillo de mi casa cantando elefantes... para al final, meterle la teta!!! jejejeeee

    las ilustraciones son geniales!

    ResponSuprimeix